Translate

- +

 

 

CONSEJO CONSULTIVO DE LA REFORMA POLÍTICA DEL D.F.


Miguel Mancera, Jefe de Gobierno, indicó que es “impostergable” avanzar la reforma política del DF ya que es uno de los pendientes y “de una vez por todas urgen reconocer los derechos de esta capital”, es por eso que se ha instalado el Consejo Consultivo de la Reforma Política del D.F.


Los integrantes de este consejo consultivo que será comandado por Porfirio Muñoz Ledo son: José Alberto Aguilar Iñarritu, Elizúr Arteaga Nava, Aguistín F. Basave, Bernardo Bátis, Raúl Carrancá y Rivas, Miguel Concha Malo, Arnaldo Córdova, Ifigenia Martínez, José Agustín Ortiz Pinchetti, Alejandro Rojas Díaz Durán y Rosalinda de León.


 

 

 

La Ciudad de México nunca ha sido libre, autónoma y soberana como cualquier Estado de la República. Desde que se fundó la nación mexicana, hace 200 años, ha sido sometida por el poder de la Federación y al poder presidencial. Nos han quitado libertades, derechos y muchísimos recursos económicos.

Hoy nos rige un Estatuto de Gobierno y los Diputados Federales y los Senadores de la Republicano han permitido, con una visión autoritaria y antidemocrática, que los habitantes de la Ciudad de México promulguemos nuestra propia Constitución

 

 

 

¿En qué nos perjudica a los habitantes de la

Ciudad de México no tener una Constitución propia?

 
 

1.- Somos ciudadanos de segunda, porque no tenemos todos los derechos que los habitantes de cualquier otra parte del país.

 

2.- No recibimos los recursos fiscales federales que nos corresponden, ya que la Ciudad de México aporta más del 25% del PIB a México y sólo recibimos menos de la mitad de lo que requieren las finanzas del Gobierno del Distrito Federal.

 

3.- De cada peso que aportamos a la Federación, sólo nos regresan 7 centavos a la Ciudad de México.

 

4.- En la Ciudad de México se recaudan más de la mitad del IVA y del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de todo el país, y no recibimos los recursos económicos para ampliar los programas sociales para combatir la pobreza, becar niños y jóvenes, créditos de vivienda popular, cobertura médica universal o generar inversiones públicas y privadas para generar más fuentes de empleo bien remunerado, entre otras cosas.

 

5.- En los últimos 13 años de gobiernos electos democráticamente, la Federación nos ha dejado de dar, por varios conceptos que por derecho nos corresponden, más de 100,000 millones de pesos.

 

 


 

¿En que nos beneficia tener una Constitución de la

Ciudad de México?

Aquí los diez Beneficios para que los habitantes de la Ciudad de México

promulguemos nuestra propia Constitución.

 
 

1. Tener todos los derechos políticos, económicos, culturales y sociales que hoy no tenemos e iniciar una nueva era de prosperidad económica, un nuevo modelo de desarrollo sustentable, competitivo y de innovación del conocimiento que produzca amplios beneficios a todos los sectores sociales, fundamentalmente para los que menos tienen.

 

2. Obtener autonomía, libertad y soberanía, como cualquier Estado de la República Mexicana, para que tengamos poderes públicos propios y que éstos sean más eficientes y más cercanos a la gente.

 

3. Que podamos elegir a nuestro Gobernador de la Ciudad de México, con facultades y atribuciones iguales a cualquier otro gobernante del país.

 

 

Ver más...Más

 

 


 
 
LA PROPUESTA
 
BIOGRAFÍA POLÍTICA ARDD

Esta síntesis del libro y las ideas de la Constitución de la Ciudad de México, de Alejandro Rojas, fue elaborada por el Movimiento Ciudadano por la Constitución de la Ciudad de México A.C.

 

El Movimiento Ciudadano por la Constitución de la Ciudad de México A.C., te invita a que participes y contribuyas con tus ideas a elaborar nuestra propia Constitución.

Ver más...Más

 

Ha trabajado por la Ciudad de México desde 1985 como brigadista en el terremoto.

 

Fue dirigente juvenil de la Corriente Democrática en 1988 y líder de la Corriente Crítica en el DF, al lado del Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Rodolfo González Guevara y Andrés Manuel López Obrador, desde donde combatió el autoritarismo y la antidemocracia presidencial.

Ver más...Más